Dientes flojos

dientes flojos

Se me mueve un diente, ¿esto qué significa? ¿puedo perder el diente? ¿por qué ocurre?

La movilidad excesiva de uno o más dientes es un motivo repetido de consulta y es un claro indicador de que algún evento patológico puede estar ocurriendo en los dientes.

Para empezar, los dientes sanos, ¿se mueven? La respuesta es que sí, los dientes sanos presentan una movilidad “normal” o fisiológica (0.1-0.2 mm) cuando reciben una fuerza moderada. Esta leve movilidad tiene dos aspectos importantes a conocer: (1) no es apreciable por el individuo, es decir, la movilidad fisiológica generalmente no es perceptible y (2) tiene la importante función de aportar al diente amortiguación y adaptación a los impactos que eventualmente puedan recibir.

Sin embargo, ¿qué ocurre cuando notamos que un diente se mueve más de la cuenta? Una de las principales causas por las que los dientes pueden empezar a moverse o perder firmeza es por padecer una enfermedad denominada periodontitis. La periodontitis es una enfermedad muchas veces desconocida (ya que puede pasar inadvertida), pero por otro lado muy común. Se estima que la periodontitis afecta aproximadamente al 50% de la población. De hecho, las formas severas de esta enfermedad la convierten en la sexta enfermedad más prevalente del ser humano.

¿Qué es la periodontitis?

La periodontitis es una enfermedad en la que el sistema inmune o defensivo del individuo no es capaz de contrarrestar adecuadamente a los microorganismos que habitan en los dientes, especialmente a los que habitan debajo de la encía. Como consecuencia, se produce la destrucción y por consiguiente pérdida progresiva de los tejidos que rodean al diente, incluyendo al hueso de soporte del diente. Al perder progresivamente el hueso que sujeta a los dientes, la movilidad dentaria aparece y va en aumento, de ahí la sensación de “dientes flojos”. Cuanto mayor sea la pérdida de hueso, mayor será la movilidad de los dientes.

¿Qué otros síntomas puedo notar si tengo periodontitis?

La movilidad dentaria es un signo tardío de la enfermedad. Generalmente suele cursar previamente con otros síntomas tales como sangrado de encías, inflamación, retracción de encías, supuración, impactación alimentaria y aparición de espacios entre los dientes. Es importante destacar que se trata de una enfermedad en muchas ocasiones es silente, en la cual no se perciben los signos de la enfermedad hasta fases avanzadas.

¿Qué ocurre si no se trata la enfermedad que causa la movilidad de los dientes afectados por periodontitis?

Las consecuencias de no tratar la periodontitis y dejarla a su libre evolución o bien de tratarla de forma inadecuada pueden ser:

  • Pérdida de uno o varios dientes. Cuando se pierde prácticamente todo el hueso alrededor de un diente, la movilidad dentaria pasa a ser muy pronunciada. Incluso, puede producirse una pérdida de un diente de forma espontánea en casos muy avanzados.

  • Empeoramiento de la calidad de vida. La movilidad y consiguiente pérdida dentaria progresiva afectan negativamente a la función masticatoria, a la estética, a la autoestima y a la salud general del individuo.

¿Se puede tratar? Sí, la periodontitis es una enfermedad con altísimas tasas de éxito cuando el tratamiento se realiza de forma adecuada. El objetivo del tratamiento es frenar el proceso que está causando la destrucción de los tejidos de sujeción de los dientes y, en determinadas ocasiones, incluso se puede regenerar el hueso y los tejidos perdidos.

dientes flojos

¿Hay otras causas que puedan producir que los dientes se muevan en exceso?

Sí, aunque la periodontitis es muy frecuente, evidentemente no es el único factor que puede producir un aumento de la movilidad de uno o más dientes. Existen otras causan diferentes que también hay que considerar, entre las que se encuentran:

  • Sobrecarga de fuerzas. Diversas situaciones pueden producir que los dientes reciban más fuerzas de las toleradas, las cuales se denominan fuerzas oclusales excesivas. Esto implica que los dientes reciben más cargas de las que pueden soportar y se pueden producir daños en el sistema dentario. Algunos signos que indican que las fuerzas que están recibiendo los dientes son excesivas son el desgaste dentario, la movilidad o directamente que se produzca la fractura parcial o total del diente. Entre las circunstancias que pueden ocasionar un aumento de las fuerzas se encuentran el bruxismo (apretamiento dentario), la pérdida dentaria (ya que los dientes que quedan tienen que hacer el trabajo propio y el de los dientes que faltan) o dientes mal posicionados que al masticar no encuentran una posición adecuada.

  • Fracturas dentarias. Cuando las fracturas dentarias afectan a la raíz, los fragmentos dentarios retenidos pueden sufrir movilidad.

  • Infecciones dentarias. Diversos tipos de infecciones en los dientes se asocian a pérdida de hueso, y con ello a un aumento de la movilidad dentaria.

  • Inmediatamente tras una cirugía periodontal. En ocasiones es necesario realizar pequeñas cirugías sobre dientes afectados por periodontitis que presentan pérdida ósea. En estos casos, puede apreciarse un aumento temporal de la movilidad dentaria. Una vez se produce la cicatrización, los dientes suelen volver a la situación previa a la cirugía.

¿Cuál es el tratamiento para unos dientes que se mueven?

De cara a solucionar el problema de unos dientes flojos, lo primero será conocer la causa. Es esencial establecer el diagnóstico adecuado del proceso patológico que está afectando a los dientes y que produce como consecuencia un aumento de su movilidad. De esta manera, e individualizado para cada paciente, se podrá establecer un tratamiento que resulte óptimo y exitoso.

Si tengo implantes dentales, ¿es normal que note que se mueven? No, a diferencia de los dientes, los implantes no tienen una movilidad normal o fisiológica. Es decir, un implante sano no debe presentar movilidad. Si estamos ante un implante dental que se está moviendo puede ser principalmente por dos motivos:

  • Aflojamiento de los tornillos. Los implantes dentales se encuentran fijos al hueso, y sobre ellos se atornillan diferentes piezas para sujetar los dientes artificiales. En ocasiones, estos tornillos intermedios se aflojan o se fracturan y los dientes que están sujetos por los implantes pueden comenzar a moverse. El tratamiento en este caso suele consistir en apretar o reponer los tornillos aflojados o fracturados.

  • Periimplantitis. La periimplantitis es una condición patológica que ocurre alrededor de los implantes dentales, caracterizada por inflamación y pérdida ósea de hueso alrededor del implante. Cuando la pérdida ósea es muy avanzada, puede producirse la movilidad del implante sobre el hueso. En estos casos, generalmente se procede a la explantación o retirada de dichos implantes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *